domingo, 28 de octubre de 2012

Capacitados para gobernar

La filosofía de Platón tiene como objetivo la formación del estado ideal, de un sistema político justo basado en un saber objetivo y absoluto y en una educación encargada de preparar y situar al ciudadano en la clase social oportuna según la función que mejor desempeñe, es decir, distinguirá entre las almas de oro, plata y bronce y las prepara para ser gobernantes, guardianes o productores.
Platón consideraba que el alma esta compuesta por tres partes, el alma racional, el alma irascible y el alma apetitiva. Todos poseemos un alma integrada por estas partes lo que me hizo preguntarme porque si todos reciben la misma educación (al menos de los 5 a los 20 años), unos desarrollaban una parte del alma más que otros, ¿no sería más lógico pensar que es la educación recibida lo que impulsará el desarrollo de las partes del alma?. Pues bien,  para Platón esto no sería posible ya que, desde el momento en que nacemos, estamos destinados a poseer las cualidades de un gobernador, guardián o productor. Esta teoría viene a raíz del Mito de los metales, el cual os muestro a continuación:

“El dios que nos ha formado ha hecho entrar el oro en la composición de aquellos que están destinados a gobernar a los demás, y así son los más preciosos. Mezcló plata en al formación de los guerreros, y hierro y bronce en la de los labradores y demás artesanos. Como tenéis todos un origen común, tendréis, por lo ordinario, hijos que se os parezcan; pero podrá suceder que un ciudadano de la raza de oro tenga un hijo de la raza de plata, que otro de la raza de plata de a luz un hijo de la raza de oro, y que lo mismo suceda respecto a las demás razas. Ahora bien, este dios previene, principalmente a los magistrados, que se fijen sobre todo en el metal del que se compone el alma de cada niño. Y si sus propios hijos tienen una mezcla de hierro o de bronce, no quiere que se les dispense ninguna gracia, sino que les releguen al estado que les convienen, sea al de artesano, sea al de labrador. Quiere, igualmente, que si estos últimos tienen hijos en quienes se muestran el oro o la plata, se los eduque a los de la plata en la condición de guerreros, y a los del oro, en la dignidad de magistrados, porque hay un oráculo que dice que perecerá la república cuando sea gobernada por el hierro o por el bronce.”

Como podemos leer, el Demiurgo introdujo cuatro metales en el alma humana y según que metal prevalezca en nuestra alma, tendremos unas cualidades u otras, estando desde nuestro nacimiento destinados a pertenecer a una clase. También nos dice que la descendencia no tendrá las mismas cualidades inteligibles que los padres, pudiendo un alma de oro tener como descendencia un alma de bronce y viceversa.
Desde mi punto de vista, no creo que las cualidades de una persona vengan dadas por la naturaleza del alma. Sin duda pienso que será la educación la que determine nuestras características y que, si todos reciben la misma educación, no será posible distinguir entre almas de oro, plata y bronce, ya que todos los hombres estarán más o menos al mismo nivel. Si todos se desarrollan en el mismo entorno y con la misma educación, creo que todos podrían lograr las cualidades para ser tanto gobernantes, como guardianes o productores. En términos platónicos, podría decirse que el alma de todo hombre esta formada por la misma proporción de alma racional, irascible y apetitiva y que será la educación recibida la que desarrollará las diferentes partes del alma. 
La forma en que propongo la naturaleza del alma supone un gran problema ya que impediría la creación del estado platónico debido a que si tenemos un alma igual y recibimos una educación idéntica, todos podríamos pertenecer a cualquier clase y no habría forma "justa" de decidir quién recibirá un tipo u otro de educación. Esta claro que la separación en clases es imprescindible ya que no todos podemos ser gobernantes, ni todos guardianes... Sin duda han de coexistir las tres clases para la función del estado ideal y sería necesaria una forma de distinguir quienes reciben un tipo de educación u otra.
En resumen, opino que las cualidades del ser humano vienen dadas por la educación recibida ya que sera esta la que desarrolle una u otra parte del alma, con lo cual, si todos recibimos una educación igual desde el momento en que nacemos y nos desarrollamos en el mismo entorno, contaremos con las mismas cualidades, pudiendo ser tanto gobernantes, como guardianes o productores. Esto imposibilitaría la creación del estado platónico ya que no sería posible la distinción entre almas de oro, plata y bronce desde la educación planteada por Platón y es totalmente necesaria la existencia de las tres clases para el funcionamiento del estado ideal. 



2 comentarios:

  1. Interesante y coherente tu crítica Unai. Formulada en la década de los 60 o 70 con ayuda de la psicología conductista sería inapelable.
    El problema es que desde entonces hasta hoy numerosas investigaciones y experimentos han destacado el papel de la "naturaleza" frente a la "educación".
    Si te interesa el tema en breve catalogaré en la biblioteca del centro un imprescindible ensayo sobre esto: "La taba humana" de Steven Pinker.
    Saludos

    ResponderEliminar